Sistema de Juego

En FFIX se vuelve a utilizar el denominado sistema de profesiones (Jobs), por el que cada miembro del grupo se desenvuelve en una labor específica: Así tenemos a un ladrón, Zidane, a un mago negro, Vivi, a un caballero, Steiner, a una maga blanca, Garnet, a una maga azul, Quina, a una dragonera, Freya, a una invocadora, Eiko, y por último a un monje, Amarant. Se vuelve a emplear el control sobre 4 personajes (y no 3 como en FFVII y FFVIII), rememorando a los primeros juegos de la saga.

Cada uno de los personajes posee habilidades distintas que podrá ir aprendiendo a medida que se consigan determinadas armas/armaduras /accesorios y se los utilice en los combates. Vale destacar que a diferencia de otras entregas del juego en las que se podía intercambiar profesiones y habilidades (como el Final Fantasy Tactics) Aquí cada personaje tiene habilidades y profesiones fijas.

Las batallas son por tiempo. Cada personaje posee una barra indicadora de tiempo que cuando se llena te da la chance de realizar cualquiera de los comandos a tu disposición. Estos comandos son normalmente: atacar, objeto, una habilidad de menú especial como ser magia negra de Vivi, robar de Zidane o invocar de Eiko, y finalmente habilidades especiales de cada personaje como pueden ser acumular de Vivi o habilidades de ladrón como pirarse de Yitan